Una navidad diferente

Navidad durante un duelo, con Paola Renero


Si estás leyendo esto en tu primer Navidad sin esa persona que tanto querías, antes de empezar, te quiero decir que no estás solo. Lamentablemente, estos años, muchos hemos perdido a seres queridos por distintas situaciones y, aunque es muy doloroso y lo que diga no va a curar lo que sientes, espero que te pueda servir para sobrevivir estas fiestas.



Hace tres años me presenté a una de las Navidades más feas y dolorosas de mi vida, que a la vez fue mágica y llena de amor y abrazos. Si aún no me conoces, soy Pau, tengo 26 años y perdí a mi mamá en el 2019 (a mis 24 años). Sé que lo común es perder a tu mamá en algún momento de tu vida, pero creo que estás de acuerdo conmigo cuando te digo que perderla a tus 24 no es algo que esperas, mucho menos cuando tu mamá solamente tenía 50 años.

Te cuento un poco del contexto para que entiendas que te hablo del tema con todo mi corazón; no son simplemente experiencias ajenas o datos de un libro, es mi propia experiencia. Aunque sé que el duelo es único y cada quien lo vive a su manera, también soy fiel creyente de que cuando pierdes a alguien nace en ti un superpoder que nadie más va a lograr entender. El dolor te cambia y sólo las personas que han vivido algo similar lo logran comprender.

Aunque escuchar experiencias similares a lo que estás viviendo puede ayudar, la realidad es que no soy experta en el tema y no tengo las herramientas adecuadas para que tengas la mejor Navidad posible o comprendas mejor lo que estás viviendo. Por esto, decidí contactar a una de las mejores tanatólogas que he tenido la suerte de conocer, Paola Renero.



Conociendo el duelo


No sé tú, pero yo aún recuerdo ese odio por la vida, el preguntarme un millón de veces "¿por qué a mí?", las ganas de llorar que llegaban de la nada o ese modo "zombie" en el cuál la vida pasaba a mi alrededor y yo solo veía desde afuera sin poder o querer hacer algo al respecto. Perder a alguien importante es de las peores cosas que vas a vivir, pero también es una a la que todos nos vamos a enfrentar. Al final, la vida es increíble, pero como todo, tiene un fin y los que nos quedamos debemos encontrar la forma de seguir adelante, la manera de seguir viviendo.


¿Cómo funciona el duelo?
El duelo se presenta como un gran desorden emocional. Es único y personal, y no existe una receta de cuál es la mejor forma de transitarlo. Incluso es independiente en el tiempo que deba de durar y cada persona lo experimenta con una intensidad diferente. Conforme el duelo va avanzando, se va descubriendo y transitando.

El duelo es un proceso adaptativo activo en que el corazón funciona como brújula, buscando a nuestro ser querido que hoy ya no está físicamente con nosotros. Esta búsqueda se puede volver desgastante, dolorosa y muy frustrante, entre otras muchas emociones.

El duelo como proceso termina, el amor nunca. Lo que sucede es que el corazón de pronto se rinde ante la búsqueda y se adapta a la ausencia, incluso aunque no estemos de acuerdo. Dejar de pelear con la realidad es cuando hemos transitado un duelo, habiendo pasado del luto al tributo. Para lograrlo, es necesario sentir, reconocer y dar respuesta al dolor y a las emociones que con él se generan. 
-Tanatóloga, Paola Renero

Me encantaría decirte que lo que sientes se va a ir en unos meses. Me gustaría darte una receta secreta que te ayudara a dejar el dolor. La realidad es que no puedo decir eso y no existe receta secreta que alivie todos los males; día a día tenemos que despertar, enfrentar el dolor, enfrentar el duelo y seguir adelante. Vas a caer millones de veces, pero estoy segura de que siempre encontrarás la forma de levantarte.

En mi caso, perdí a mi mamá en julio del 2019 por un problema en el corazón. Los meses después fueron los más feos y difíciles de mi vida. Lo peor es que para finales de noviembre sentía que algo dentro de mí ya estaba mejorando, que al fin me tocaba un descanso de tanto dolor, pero las fechas navideñas llegaron para arrasar con todo.


"Ya falta poco para Navidad y, aunque sé que desde el cielo me cuidas, aquí en la tierra me haces mucha falta."

Mundo de letras