top of page

Cuidado con lo que deseas

La energía detrás de tus deseos es lo que realmente importa

Empieza un nuevo año y seguro ya comiste las doce uvas con los doce deseos que esperas sí se cumplan este año. Pero, ¿realmente pensaste en la energía que quieres atraer o simplemente te quedaste en lo superficial?

Estamos acostumbrados a pedirle cosas al universo como si fuera nuestra hada madrina: "quiero un novio", "quiero el trabajo de mis sueños", "quiero tal coche", etc... El universo escucha y es bondadoso, pero si no sabes pedirle correctamente, es probable que termines insatisfecho con lo que te trae.



Detrás de lo superficial


Te voy a poner algunos ejemplos que he escuchado en podcasts e historias de familiares y amigos:


Una abogada trabajaba toda la semana, matándose y desviviéndose por su trabajo. Ella soñaba con ser una abogada importante y tener un puesto directivo en un despacho reconocido. Pasó años trabajado para eso y pidiéndole al universo que la ayudará a cumplir su sueño y alcanzar el puesto que deseaba. Con el tiempo, el universo y su arduo trabajo le cumplieron eso que tanto añoraba. Llegó a ser una reconocida abogada en una firma importante a nivel mundial, su sueño al fin se había hecho realidad.

¿Suena increíble no?

El problema es que ella se enfoco en una meta, en solamente un puesto; nunca pensó ni visualizó la energía que buscaba o que habría detrás de ese trabajo.

Termino renunciando a los pocos meses. ¿Por qué?

¡No era para nada lo que quería en su vida! Sí claro, el puesto era el de sus sueños, pero la energía era todo lo contrario a lo que ella quería atraer. Se enfrentaba diariamente a comentarios machistas, arduas horas de trabajo que no le dejaban tiempo para cuidar de ella o su familia y el estrés que todo esto le causaba era insoportable. Por suerte, se dio cuenta de que había deseado todo lo incorrecto por solo enfocarse en lo superficial.


Te dejó otro ejemplo:

Un doctor reconocido, que tenía alas completas a su nombre en hospitales importantes de la ciudad, tuvo una conferencia para honrar sus logros. Era un salón entero lleno solo para conmemorar todo lo que había logrado en su vida.

Mientras tanto, del otro lado de la ciudad, un doctor estaba dando clases a un grupo de universitarios. No tenía alas a su nombre, es más, ni siquiera un solo pasillo o salón.

¿Suena como que el primer doctor logro todo no?

La conferencia del primer doctor estaba llena de pasantes, residentes y médicos importantes en su especialidad. La primera fila estaba completamente reservada para sus familiares. Tristemente, estaba casi vacía, solamente se presentó una de sus nietas, nadie más acudió al evento.

En cambio, el otro doctor, al terminar su clase, su esposa lo recogió para ir a comer con toda su familia: nietos, sobrinos, hijos, etc.

El primer doctor alcanzó sus metas laborales (las cuales a veces consideramos las más importantes o únicas), pero para lograr llegar a eso tuvo que sacrificar el tiempo con su familia, no asistió a ningún partido de sus hijos por estar en congresos y hasta se saltaba algunas navidades o cumpleaños por estar trabajando.


A veces olvidamos que nuestros deseos u objetivos son mucho más que solo algo que presumir. La sociedad nos impone lo que "debemos" desear y nosotros sin cuestionarlo, nos la compramos y sacrificamos todo con tal de obtenerlo; incluyendo nuestra felicidad.



El poder de los deseos


La verdad es que yo nunca había pensado que teníamos algún tipo de poder directo sobre nuestras vidas. No creía en el destino o que simplemente vinimos a esta vida a seguir los planes de un ser superior. Soy (o era; realmente ya no se) agnóstica. Me gusta pensar que lo que pasa en nuestras vidas es un efecto directo de todas las decisiones que hemos tomado. Pero últimamente algo en mi ha cambiado. Empecé a escuchar podcast sobre el poder de las manifestaciones, me empecé a meter más en lo que hay detrás de los signos zodiacales, encontré algunas cosas que unen a todas las religiones y creencias, etc... Y algo en mi se movió.


Primero fue escéptica sobre el tema, no terminando de creerme todo lo que leía con escuchaba y comparando todo con lo que se puede comprobar. Pero algo sobre la ciencia y lo comprobable simplemente no era suficiente para responder a mis preguntas, algo hacía falta, se estaba quedando un vació sin contestar. Y es que al final somos seres humanos y aún nos faltan millones de cosas por comprobar, entender y descubrir. Es posible que lo que hoy se considere "magia", en unos años tenga una explicación científica o razonable, o simplemente nos haga sentido.


Y aquí es donde todo se pone más loco (aunque por favor no me taches de lunática, te prometo que no me lo estoy inventando). Con los años me he vuelto muy consciente sobre mi cuerpo, mente y mi ser. Sé identificar con facilidad cuando me siento mal, cuando necesito dormir, cuando me siento insegura o cuando algo esta cambiando en mi vida. Toda esta consciencia me llevó a darme cuenta de algo que ha estado sucediendo en mi vida:


Si aun no lo sabes, doy clases de yoga y barre. Doy entre 3 a 5 clases al día en estudios, en línea y en casa de mis alumnos. La verdad es que me encanta, pero como te podrás imaginar es un trabajo muy demandante y cansado en ocasiones. Realmente hay días (como nos pasa a todos), en los que me gustaría quedarme en mi casa o saltarme una clase para ir por un café.


Pues aquí es donde me sorprendí. Me dí cuenta de que cada vez que realmente deseaba que me cancelaran la clase o que por alguna razón los alumnos no llegarán, ¡se me cumplía! ¡Te prometo que no estoy mintiendo! Me pasó varias veces. Cada que me acostaba en las noches agotada, deseando que mi alumno de las 7am se quedará dormido o no quisiera tomar clase, a la mañana siguiente me despertaba con un mensaje que justamente decía. "Pau, no dormí nada bien, ¿podemos cambiar la clase a mañana?" o un "Pau, amanecí fatal, mis hijos me contagiaron. Nos vemos la próxima semana." Al principio pensé que simplemente eran coincidencias, pero después de casi 10 clases canceladas en las cuales mis deseos eran los mismos, me di cuenta de que si seguía deseando eso me iba a quedar sin clases que dar.


Vivimos muy inconscientes como para realmente darnos cuenta de estas cosas. Solo cuando realmente aprendemos a conectar con nosotros mismos (o con Dios si prefieres verlo así), es cuando nos damos cuenta del poder de los deseos, de la magia que nos rodea.



Desea desde el amor y no del miedo


Los deseos de año nuevo más comunes vienen sonando algo como:

  • "quiero bajar de peso",

  • "quiero tener cuadritos",

  • "este año sí empiezo la dieta",

  • "quiero viajar",

  • "deseo este año alcanzar el puesto de mis sueños", etc...

Pero, ¿realmente es lo que deseas?, ¿realmente quieres bajar de peso? O más bien quieres que tu cuerpo sea aceptado por la sociedad y la gente deje de juzgarte (o tu misma) por tener celulitis, estrías o un poco de grasa "extra".

Así nos podemos ir con cada deseo o resolución de año nuevo. Cuestionando cada una para que identifiques si realmente es algo que tú deseas, o es algo que te vendió la sociedad y ahora crees que es un deseo tuyo.


Por eso, este año te invito a cuestionarte todo, a realmente averiguar quién eres, qué es lo que quieres lograr en tu vida, qué energía quieres atraer. Está bien querer el puesto directivo de tu empresa, pero ten claro por qué buscas eso y busca que sea porque es algo que va a sumar a tu vida, que sea algo que te va a brindar felicidad, paz y plenitud; y que no sea simplemente por estátus o por querer tener dinero (que el dinero no es malo, pero ese tema quedará para otro blog).


Lo único que te pido es que te pongas primero, que todas las cosas que deseas sean para tí misma, para llenarte de amor, paz y esa plenitud que tanto mereces. Sé valiente este año y suelta todas las expectativas y deseos ajenos para por fin dedicarte a lo que tú quieres y buscas en tu vida.



---------------------------------------------------


Empieza el año regalándote un espacio para ti con nuestras clases en vivo que se quedan guardadas en www.alnaturalbienestar.com/thenaturalmethod

Acéptate, quiérete y cuídate todos los días de tu vida con ayuda de nuestras clases por Zoom: https://www.alnaturalbienestar.com/estudio-online


Sigamos en contacto:

18 visualizaciones
bottom of page