Amor propio y otras dudas de la vida

Saquemos todas las dudas, con Carolina Sánchez


No sé ustedes, pero yo, Pau, una mujer de 27 años, me enfrento diariamente a la lucha contra la sociedad y contra mí misma para comprender y alcanzar el amor propio. La verdad, ni siquiera sé qué es. Las revistas dicen que es skin care, las redes sociales me gritan que es irme de viaje, mi psiquiatra dice que es cuidar mi mente, la imagen física indica que es cuidar mi apariencia y mi novio dice que es simplemente ver una película y descansar. ¿A quién le creo? ¿Qué es realmente el amor propio? Y más que nada, ¿se puede alcanzar?


"Amor que alguien se profesa a sí mismo, y especialmente a su prestigio."

Definición de amor propio de la RAE



El tema de amarse a uno mismo siempre ha llamado mi atención. Creo que eso viene de la desesperación en la cual viví por 25 años de mi vida sin realmente encontrarlo. Pensamos que el amor propio es un objetivo, una meta a alcanzar o un paso más para ser felices, pero ¿realmente sabemos qué es?


He leído millones de libros y visto muchísimos documentales y videos sobre el tema, y en toda esta búsqueda me encontré con una psicóloga que me ayudó a aterrizar todo lo que estaba aprendiendo. Caro estudió conmigo dos semestres de diseño textil, pero se dio cuenta de que su camino estaba en otro enfoque: la psicología. Soy muy suertuda de haberla conocido, continuar en contacto con ella y hoy invitarla a que nos cuente un poco más sobre este tema tan amplio y abstracto.


Para ti, ¿qué es el amor propio?

Esta es una gran pregunta que te contestaré en dos partes, la primera como Carolina y la segunda como profesional de la salud.


Para mí el amor propio es escucharme, observarme y reconocerme tal cual soy. Unos días con pensamientos más neuróticos y otro día con más amor y entendimiento, y ambos son parte de lo que me conforma como persona. No me hace ni buena ni mala, me hace humana. El amor propio ha sido un proceso de años, no fue algo que obtuve a los tres meses de entrar a terapia o al año de que inicié mi carrera en psicología. Ha sido algo que he ido construyendo. De pronto he puesto piezas que aparentemente se veían como amor propio y que he quitado tiempo después cuando me di cuenta de que no era así. Ha sido como armar un lego, quitando y poniendo piezas hasta que de pronto me di cuenta de que dentro de mí ya había más amor y menos reproches, más compasión y menos castigos, más aceptación y menos control y autoexigencia. También ha sido un proceso de reestructuración de ideas, valores, conceptos y sueños que han ido cambiando junto conmigo a lo largo del tiempo. El amor propio para mí también ha sido salirme de lo que está de moda para realmente escucharme a mí y a lo que genuinamente me gusta y con lo que en verdad conecto. Para esto, he estado en constante trabajo de autoconocimiento que no sólo queda en la terapia sino también en mis estudios y en mi día a día: cuando voy al gimnasio, cuando salgo con amigos, cuando convivo con familia y pareja, cuando me enfermo y cuando me siento al 100. Es algo que ahora acompaña mi rutina diaria y que se ha vuelto parte de mí: el vivir en consciencia todos los días.


Como profesional de la salud te puedo decir que el amor propio es una medicina que nos hace falta a la mayoría de las personas. El amor propio es aquel que nos permite poner límites sanos, darnos el valor que merecemos, cuidarnos de cualquier persona o situación que nos pueda lastimar y también que nos impulsa a seguir nuestros sueños. Veamos al amor propio como la llama interna que nos enciende y da vida. El problema es que a la gran mayoría no se nos enseña desde pequeños a amarnos por quien somos. La mirada fácilmente se va hacia lo que hacemos y eso provoca que nos dejemos de identificar con nuestra propia naturaleza, con nuestro ser auténtico. Cuando hay amor propio se crea un espacio interno para la aceptación, el autocuidado, la compasión y la autoestima. Difícilmente pondríamos en riesgo nuestra salud tanto mental como física sólo por entrar en una moda. Difícilmente nos quedaríamos en relaciones de pareja que no fueran nutritivas. Difícilmente nos compararíamos, ya que al amarte a ti misma entiendes lo única e irrepetible que es cada persona porque encuentras esas características en ti mismx. El amor propio es algo que se puede aprender y cuidar a lo largo del tiempo y todos podemos ser capaces de adquirirlo; está en nuestra naturaleza.

Psicóloga Carolina Sánchez


¡Wow! Simplemente, ¡wow! No sé tú, pero yo viví gran parte de mi vida pensando que el amor propio era mejorar como persona, hacer todo aquello que te llevara a ser la persona que quieres ser. La realidad es que el amor propio es simplemente aceptarte, quererte y cuidarte tal y como eres.