Amándome Al Natural

Mi camino hacia la sanación


El día de hoy cumplimos dos años de este viaje tan increíble y de la comunidad hermosa que hemos formado con Al Natural. Por otro lado, también festejo lo que sería un cumpleaños más de la persona que inspiró todo el proyecto, mi mamá.



Hola, ma:
Hoy sería tu cumpleaños número 53. La verdad es que aún te extraño; todos los días de mi vida estás presente y, aún después de tres años de perderte, el dolor sigue llegando sin siquiera esperarlo. Puedo estar trabajando, saliendo de dar una clase o simplemente caminando y, sin siquiera darme cuenta, mis ojos se llenan de lágrimas y se siente ese dolor en el centro de mi pecho que parece que nunca se va a ir. 
Han sido años difíciles; han llegado muchos retos y, tristemente, he conocido mucha gente que entiende mi dolor y sabe ahora lo que es perder a una persona tan importante como lo fuiste tú. Sin embargo, también he crecido, he madurado, he sobrevivido a todo este dolor que a ratos parece ser que nunca acaba. Me encantaría que estuvieras aquí para ver la persona en quien me he convertido, para compartir contigo todo lo que he aprendido, para darte un último abrazo. Sé que no es posible, que la vida me dio el regalo de tenerte 24 años de mi vida y después, sin pedirme permiso, te arrebató. 
Claro que no todo ha sido malo, de hecho los días que más me acuerdo de ti son aquellos en los que me siento llena de amor y de felicidad, porque me encantaría poder llegar a la casa, sentarme junto a ti y contarte todo. Me tardé en darme cuenta, pero me he vuelto más fuerte, más valiente y más segura. Perderte logró encender esa llama dentro de mí, logró enseñarme mi camino y a salir adelante. 
Pocos lo entienden (porque pocos lo han vivido), pero el perderte me dio un gran don, un super poder. Me hizo diferente a todos los demás y sólo aquellos que han vivido lo mismo que yo lo entienden. Todo de un momento al otro cambia: lo que era importante antes lo deja de ser y el sanar, el encontrar la paz y el balance, es lo único que importa. Sólo aquellos que han perdido a alguien saben cómo te ayuda a conectar con tu alma, a sacar la mejor versión de ti y a empezar a transformar tu vida y la de los demás. Sólo aquellos que han sentido tanto dolor se vuelven tan expertos como yo en transformarlo en amor, luz y paz.

Para los que no me conocen o aún no lo saben, hace dos años y medio perdí a mi consejera, inspiración, acompañante, maestra y amiga: mi mamá. Y este 1 de febrero sería su cumpleaños número 53. No les voy a mentir, perder a mi mamá ha sido lo más difícil que he vivido, pero también ha sido el suceso que ha traído más luz, amor y autoconocimiento a mi vida. Por eso, simplemente festejar que hoy cumplimos 2 años de Al Natural no le daría honor a lo que realmente es este proyecto.



¿Cómo empezó?


Hace dos años era una Pau completamente diferente a la que hoy en día conocen: estaba llena de dolor, desesperada por poder encontrar un poco de paz e inquieta porque el duelo terminara y me dejara respirar. Como se los he contado antes (especialmente en el primer capítulo de mi podcast, "Ámate Al Natural"), cuando perdí a mi mamá, me perdí yo misma por completo; deje de saber quién era y qué era lo que quería hacer con mi vida. Hasta las decisiones más pequeñas eran todo un reto para mí y, en medio de tanto dolor, tome varias decisiones que no me dejaron muy orgullosa.

El camino no fue fácil. Ningún duelo lo es, pero hoy en día sé que hice lo mejor que pude con las herramientas que tenía.


En medio de tanto dolor, después de seis meses surgió al fin una pequeña esperanza de poder encontrar la sanación, poder conectar conmigo nuevamente y volver a ser la persona que era antes. Empecé a ir a terapia, pero también empecé a encontrar muchas otras herramientas que me fueron ayudando y que quería compartir con los demás. Por eso surgió la idea de crear Al Natural: un espacio inspirado en mi camino a la sanación, pero también inspirado en todo el amor y cuidado personal que mi mamá me había enseñado. Así fue como hace 2 años, en honor al que hubiera sido su cumpleaños número 51, llena de miedo, inseguridades y sin saber realmente qué esperar, abrí nuestra página de Instagram: Al Natural.


"Nadie sana siendo la misma persona. La sanación es un viaje de transformación personal."